15 abr. 2009

Presentación

¡Cocinar! ¡Qué pánico! Eso es lo que muchos pensamos la primera vez que nos enfrentamos en soledad a los fogones o aquellos a los que no le gusta mucho meter sus manos en la masa mezclando ingredientes por no mancharse, pero, ¿tan malo es?. Amig@s, ¡no es nada complicado!, todo es ponerse y echarle un poquito de empeño y gracia, ¡si al final puede ser hasta divertido!.


Por mi parte, eso de guisar, freír, rehogar, pochar…. y no sé que más términos más, me sonaba a un idioma raro y un día llegó el momento, si no quería morir de hambre o liarme a meter grasas y comida súper preparada en mi cuerpo (nada saludable por una parte para comerlo a diario) debía hacer algo, si los demás eran capaces yo también, así que….. me enfundé en el mono de faena (delantalito y demás chismes), ¡que mona estaba y que poco me iba a durar aquello limpio!.


Empecé por algo simple: freír unos huevos. Dicen que cuando sabes hacer huevos fritos los demás platos vienen rodados, al menos ya no te mueres de hambre, siempre tienes la opción de prepararte unos. En mi caso, el primero no salió mal, salvo por pequeñitos detalles que hicieron que acabará más aceite en mi mandil que en la sartén…. Mmm…. Dejemos esas anécdotas aparte.


En fin, este nuevo camino bloguero como veis tiene que ver con cosas domésticas, intento que sirva como guía a todos los novatos que, como yo en su día, empiezan en la cocina y a los que quieran conocer nuevos platos de otras culturas diferentes a la nuestra.


Como siempre, os animo a todos los lectores a que me enviéis sugerencias y colaboréis con vuestro toque personal enviando recetas y comentarios por e-mail los cuales serán publicados una vez revisados.


Esperando siempre ayudaros a haceros la vida un poquito más sencilla, en cuanto a labores se refiere, os dejo con Manos a la Cazuela, disfrutarlo y ante todo divertíos cocinando. Gracias y hasta pronto.


Registro de la propiedad de Safe Creative: 1102208541794

No hay comentarios: