1 jun. 2012

Ya está aquí el verano y Manos a la Cazuela se pone a Dieta

El verano está a la vuelta de la esquina y con él llegan los complejos y los arrepentimientos.

Ahora es cuando nos damos cuenta que, aquellas promesas que hicimos a principios de año de apuntarnos al gimnasio, hacer más deporte, comer menos grasas, etc.... se han quedado en eso, en propósitos que no hemos llegado a cumplir.

La época de lucir cuerpo en la piscina ha llegado y con ella la idea de mostrar una figura en la que no se nos noten aquellos kilitos de más.

Llegan las prisas, vamos a contrareloj, queremos mostrar nuestra tableta de chocolate y que todavía podemos ponermos aquel bikini tan mono que hemos visto en el escaparate de aquella tienda pero que, a no ser que bajemos de peso, no nos cabe.

Pues bien, ¡Manos a la Cazuela se pone a dieta!

Sí, sí, todavía estamos a tiempo. No vamos a hacer milagros pero, con un poquito de esfuerzo, intentaremos bajar esos kilos que nos sobran y aprender a llevar una alimentación sana y equilibrada, no sólo para la época del año en la que estamos, sino para aplicarla durante todo el año. De esta forma, estaremos bien alimentados y comeremos cosas sanas.

Para ello, a lo largo de los siguientes días, quizás semanas y meses, os iré poniendo una serie de pautas y menús semanales, alternando entre diversidad de platos que podéis comer sin problemas y a la vez conseguir mantener vuestro cuerpo sano y en forma.

A todo esto, he de añadir que, siempre una dieta debe ser puesta y supervisada por un especialista y es por esto que, Manos a la Cazuela y Raquel Sánchez han acudido, de forma privada, a un profesional que controlará en todo momento su estado corporal, por lo que, lo expuesto en el blog son propias experiencias y no se hacen responsables de los posibles resultados, tanto en beneficio como en contra, en cada persona que desee seguir estas pautas, sin que, personalmente, un especialista le recomiende seguir una dieta y le supervise.

La dieta que Manos a la Cazuela va a seguir es una Dieta de 1.500 calorías abierta. ¿Y qué significa esto? os preguntaréis. Bien, se trata de una dieta en la que, aunque yo misma he elaborado una serie de menús fijos, no hay que ceñirse únicamente a esos menús, pudiendo cambiarse por otro tipo de comida del mismo grupo, a gusto de la persona que va a seguir la dieta y de la habilidad culinaria que se tenga y la forma de preparar los alimentos indicados, con lo que se podrá dar mayor variedad a la misma.

Los valores medios aproximados que contiene son:

- Hidratos de carbonos 200 gr.
- Proteínas 80 gr.
- Grasas 50 gr.


Según avancemos os indicaré algunos consejos y observaciones, y os mostraré tablas de alimentos que no pueden mezclarse en la misma comida. 

Pero, para empezar, debéis saber que:

No ha de olvidarse que la obesidad acusada es una enfermedad que, como tal, deber ser tratada con una dieta hipocalórica adecuada. Adelgazar es perder grasa, no perder agua o proteínas (músculo, etc.), por ello aunque sólo adelgaza quien come menos calorías de las que gasta, las necesidades son distintas de unas personas a otras de acuerdo con su sexo, talla, edad, actividad física, etc.

La dieta ha de ser equilibrada, aportando suficiente protéinas, vitaminas y minerales, lo que no ocurre con muchas de las dietas que se hacen sin control médico, algunas de ellas francamente nocivas. Por otra parte hoy, por "imposición de la moda", hay personas que desean perder más peso del que realmente les sobra, éste es un grave error tan nocivo o más que la obesidad. Es por ese motivo que siempre se debe estar bajo el control de un especialista.

Por último, sepa que lo que se pretende con la dieta es, aparte de perder peso, modificar sus hábitos de comida para que en el futuro haga una alimentación más correcta y equilibrada.

Los pesos indicados a lo largo de la dieta, se refieren a alimentos en crudo y limpios (la carne sin huesos ni gordo, el pescado sin raspa ni cabeza, la fruta sin cáscara, etc.).

Es conveniente no tomar huevo más de una vez al día (ni exceder de la toma de más de 2 ó 3 huevos por semana por su riqueza en colesterol y grasas saturadas).

La misma recomendación debe hacerse, aunque por motivos distintos, con la verdura cocida o rehogada, la sopa de pastas o arroz y la carne.

En ocasiones la leche que se indique podrá sustituirse por un yogur descremado o desnatado.

Es importante no utilizar más cantidad de aceite de la indicada.

Puede berberse toda el agua que se desee, e igualmente infusiones sin azúcar de café, té, manzanilla, etc. (salvo que se indique lo contrario), pero están prohibidas las bebidas alcohólicas, refrescos, etc. (más adelante se abrirá una entrada con observaciones y consejos prácticos).

Así mismo, es recomendable pesarse semanalmente, siempre a la misma hora, en la misma báscula y con la misma ropa e ir anotando el peso para poder observar si el proceso que llevamos se está llevando bien a cabo o hay que cambiar alguna de las pautas.

Además de llevar una dieta equilibrada bajo el consejo y supervisión del especialista, debemos de realizar ejercición fisíco a diario (de media a una hora diaria como mínimo). Una dieta sin ejercicio no sirve pues ambas cosas se complementan.

Hasta aquí todo lo que os puedo contar hasta el momento pero, estad pendientes porque chic@s: ¡Arrancamos motores y nos ponemos en marcha!

No hay comentarios: