12 nov. 2009

Judias Blancas

Ingredientes (para 2 personas):


- Judias blancas (ya cocidas (en bote) o crudas, al gusto)
-
Media cebolla- Medio pimiento
- 1 zanahori
a
- 1 patata grande

- 1 hoja de laurel

- 1 diente de ajo
- Pimentón dulce- Aceite
- Sal
- Agua

Para este plato necesitamos contar con una olla; una cuchara ya sea metálica o de madera para remover; un cuchillo; los platos o fuente donde vayamos a colocar la comida ya servida y con los ingredientes que hemos indicado más arriba.

1. Si las judías elegidas ya están cocidas no deberemos hacer nada con ellas hasta que tengamos preparado el resto de ingredientes, si no fuera así, que para la elaboración de este plato fuéramos a utilizar las judías blancas crudas, deberíamos haberlas tenido en un bol o plato con agua y sal 24 horas antes para que no se deshagan al cocerlas y no suelten hollejos y al día siguiente, antes de ponerlas a cocer con el resto de ingredientes, se elimina esa agua en la cual habrán quedado todas las impurezas que suelten las mismas.

2. Primero, pelamos la zanahoria y la patata, una vez peladas las cortamos en trozos medianos, realizamos la misma operación con el pimiento y la cebolla. Con todo ello ya picado, lo echamos en la olla, añadimos una hoja de laurel, un litro de agua (o lo que necesitemos, lo suficiente para cubrirlas) y 1 cucharadita de sal. A su vez añadimos las judías blancas.

3. Tapamos la olla y las dejamos que echen a cocer durante unos 5 minutos desde que la pesa empiece a dar vueltas (este tiempo es si las judías ya estaban previamente cocidas, si estuvieran crudas el tiempo de cocción sería de 15 a 20 minutos). Apagamos nuestros fogones, dejamos que se enfríe la olla durante unos minutos, la abrimos.

4. Mientras tanto, una vez cocidas las judías las conservamos en la olla y aparte ,en una sartén, preparamos lo que se conoce con el nombre de sofrito: ponemos dos cucharadas de aceite (una cucharada de aceite por persona) junto con un diente de ajo a dorar (coja un poquito de color), sin que se queme, cuando este dorado se retira la sartén del fuego, se deja templar unos minutos y añadimos una pizca de pimentón dulce, este pequeño sofrito se añade a la olla y lo calentamos todo junto durante unos minutos, probamos nuestra comida antes de servir, añadimos sal de nuevo, si es necesario, removemos y servimos.

Nota: Si no queremos que el caldo de las judías quede muy líquido, añadiremos una cucharadita de puré para espesar la salsa, en caliente, antes de servirlo en los platos.

Registro de la propiedad de Safe Creative: 1102208541732

27 may. 2009

Albondigas

Ingredientes (para 2 personas):
- Carne picada (medio kilo)
-
Media cebolla- Medio pimiento
-
1 zanahoria
-
2 patatas grandes
-
1 huevo
- 1 hoja de laurel
- 1 copa de vino
- Harina
-
Aceite
- Perejil
- Ajo en polvo o
machacado
- Agua
- Sal
-
Pan rallado


Para este plato necesitamos contar con una olla; una sartén; una tabla de cocina; una cuchara ya sea metálica o de madera para remover y dar forma; un cuchillo; los platos o fuente donde vayamos a colocar la comida ya servida y con los ingredientes que hemos indicado más arriba.

1. En primer lugar, debemos de preparar la carne picada que vamos a cocinar para que coja el gusto de las especias, para ello, mezclamos en un plato la carne con perejil, ajo en polvo o machacado, un huevo crudo, una pizca de pan rallado y sal. Hecha la mezcla lo dejamos reposar para que la carne absorba los distintos sabores (a este proceso se le conoce con el nombre de maceración).

2. Mientras se produce la maceración, pelamos la zanahoria y las patatas, una vez peladas las cortamos en trozos medianos, realizamos la misma operación con el pimiento y la cebolla. Con todo ello ya picado lo echamos en la olla, añadimos una hoja de laurel, un litro de agua (o lo que necesitemos, lo suficiente para cubrirlas), 1 cucharadita de sal y una copa de vino (elección de vino al gusto).

3. A continuación tenemos que proceder a realizar las bolitas de albóndigas, para ello podemos ayudarnos con una cuchara o elaborarlo directamente con las manos; cogemos pequeños montones de carne picada y les damos forma. Una vez realizadas las bolitas, las untamos en harina y las freímos en un sartén con aceite caliente durante unos pocos minutos, no mucho, lo suficiente para que adquieran un color dorado y la carne no se desprenda al cocerlas.

4. El paso siguiente es añadir nuestras albóndigas ya fritas a la olla con el resto de ingredientes; cerramos la olla y la dejamos para que echen a cocer, cuando la pesa de la olla (elemento redondo con un agujero por el cual se expulsa el vapor al calentarse el agua y empezar a hervir) empiece a dar vueltas soltando el vapor las mantenemos así durante unos 5 minutos aproximadamente (si es una vitro cerámica lo que utilizamos para cocina, si fuera una cocina de gas serían de 10 a 15 minutos dependiendo de la carne que empleemos). Pasado este tiempo, apagamos los fogones, dejamos enfriar un poco la olla y la abrimos para empezar a servir, antes de ello probaremos que nuestro guiso esté en su punto de sal, si no es así añadiremos una pizca más de sal, removeremos y ¡¡buala…… a la mesa!!.

Registro de la propiedad de Safe Creative: 1102208541749

14 may. 2009

Plumas con Bonito



Ingredientes (para 2 personas):
- Macarrones (un puñado por persona)
- Bonito (tres latas pequeñas)
- Aceite
- Sal
- Agua
- Tomate o Salsa para macarrones
- Queso rallado para gratinar

Preparación:
Lo primero que debemos de hacer antes de empezar a preparar cualquier plato es contar con los utensilios de cocina adecuados para que su elaboración no sufra paradas al no tener lo necesario a mano.

En este caso, deberíamos contar con una cazuela lo suficientemente alta como para que si debemos hervir no se derrame el líquido que haya dentro; una cuchara ya sea metálica o de madera para remover; un abrelatas; los platos o fuente donde vayamos a colocar la comida ya servida y por supuesto, lo más importante de todo, los ingredientes, esos que no se olvide ninguno o estamos perdidos.
Una vez teniendo listo lo anterior, empezamos con nuestro primer plato, algo sencillo de preparar.

  1. Cogemos el recipiente que hayamos elegido (olla, cazuela, cacerola….) y lo llenamos más de la mitad con agua, le añadimos una cucharadita de sal y el aceite que contiene una de las latas de bonito que tenemos para acompañamiento de nuestros macarrones. Lo ponemos todo ello a hervir o cocer (dejamos que el agua se caliente hasta que haga pompas grandes, da lo mismo sea vitro cerámica, inducción o gas, los pasos son los mismos).
  1. Una vez que tenemos el agua hirviendo y sin apagar los fogones, añadimos los macarrones (o cualquier otra pasta similar), dejamos que todo en conjunto vuelva a hervir de nuevo, removiendo de vez en cuando para que los macarrones no se peguen en el fondo y una vez realizado esto, apagamos nuestro fogón. Dejamos los macarrones en la cazuela mientras preparamos el relleno para que se terminen de cocer.
  1. En una fuente vaciamos las latas de bonito incluido el aceite que contienen dos de las latas que anteriormente no habíamos utilizado. Deshacemos el bonito en trocitos con la misma cuchara o utensilio empleado para mover los macarrones antes. Vertimos en la fuente el tomate o la salsa de macarrones, al gusto.
  1. Antes de escurrir el agua de los macarrones debemos probarlos para ver si están bien cocidos y si el punto de sal es el adecuado, si no fuera así habría que repetir la operación de cocción de nuevo y si estuvieran sosos añadirles otra pizca de sal. En el fregadero utilizando un escurridor o la tapa de la cazuela a modo de ayuda, eliminamos el agua de la cazuela y mezclamos los macarrones en la fuente con el resto de los ingredientes. Una vez realizado esto, espolvoreamos el queso para gratinar por encima y los metemos en el horno o en un microondas con gratinador durante unos minutos y listo para comer….
Registro de la propiedad de Safe Creative: 1102208541756

5 may. 2009

Los Hornos y Las Temperaturas

No todos los hornos se guían por las mismas indicaciones a la hora de establecer las temperaturas de cocción. A continuación expondremos la relación de las equivalencias en los modelos más usuales.



Número del Dial -------------------- Temperatura en º C

1 ------------------------------------------------ 100º C

Temperatura Baja

2 ----------------------------------------------- 115º C
3 ----------------------------------------------- 130º C
4 ----------------------------------------------- 145º C
5 ----------------------------------------------- 165º C

Temperatura Media

6 ----------------------------------------------- 175º C
7 ----------------------------------------------- 190º C
8 ----------------------------------------------- 205º C

Temperatura Alta

9 ---------------------------------------------- 220º C
10 --------------------------------------------- 235º C
11 ------------------------------------ Auto limpieza

22 abr. 2009

Pesos y Medidas

A continuación daremos las diferentes equivalencias de medición de los productos más usuales, entre los sistemas caseros más comunes y el sistema métrico.



LÍQUIDOS:

1 taza ------------------------------------------- 250 ml
1/2 taza----------------------------------------- 125 ml
1 cucharada (sopa) ---------------------------- 10 ml
1 cucharada (postre) ------------------------ 4 - 5 ml



SÓLIDOS:

Azúcar:

1 taza ------------------------------------------- 200 gr
1 cucharada rasa -------------------------------- 8 gr
1 cucharadita rasa --------------------------- 3 - 4 gr

Harina:

1 taza ------------------------------------------- 100 gr
1 cucharada rasa ---------------------------- 4 - 5 gr
1 cucharadita rasa ------------------------------ 2 gr



MANTEQUILLA

1 cucharada rasa ------------------------------- 10 gr
1 cucharadita rasa ------------------------------ 5 gr



Estas cantidades son aproximadas, debido a que existen diferentes modelos de tazas, cucharas y cucharillas. Si utiliza el peso para comprobar con exactitud las medidas de los utensilios que tiene en su casa, tendrá mucho tiempo ganado a la hora de realizar las recetas.

17 abr. 2009

Moldes, recipientes y utensilios

Para la correcta realización de cualquier tipo de comida, resulta muy conveniente contar con los elementos auxiliares adecuados.
Salvo contadas excepciones, estos recipientes y utensilios no son excesivamente costosos y sin embargo, facilitan en gran manera el trabajo, permitiendo obtener unos resultados altamente satisfactorios.
* Moldes:
- Los moldes de vidrio tratado, tipo pyrex (se trata de un vidrio conocido como vidrio borosilicatado, aunque es más difícil de hacer que el vidrio tradicional, es económico producirlo por su durabilidad y su resistencia calórica y química.), ofrecen excelentes posibilidades para la realización de toda clase de postres, así como una limpieza fácil y cómoda. Pueden utilizarse en el horno sin miedo a roturas y existe una gran variedad de modelos.
- Entre los moldes metálicos, es conveniente disponer de aquéllos que se encuentran revestidos de una cobertura antiadherente como el tefal o el teflón (su nombre corto deriva de la combinación de las palabras teflón y aluminio). También son muy prácticos los de cierre lateral, así como los de un solo uso, de aluminio.
* Pesos:
- Un peso, un recipiente graduado para medir líquidos y un juego de medidores para sólidos, nos permitirán determinar con exactitud las cantidades necesarias para las diferentes recetas.
* Coladores:
- Existen diferentes tipos de coladores, que se utilizan para tamizar el azúcar, la harina o recoger las telillas de las yemas de huevo. Esto contribuye a una mejor realización de las comidas, aunque no resulta imprescindible.
* Superficies:
- Si no dispone de una superficie perfectamente lisa para la operación de preparado de alimentos (cortar, pelar, amasar….), es conveniente adquirir una tabla de cocina, lo más amplia posible. Los rodillos para extender las masas se pueden adquirir de diferentes formas y tamaños.
* Útiles:
- Es esencial contar con un buen juego de cuchillos, ya sean con dientes o lisos, dependiendo de los productos que necesitemos cortar, además estos deberán de estar siempre bien afilados para que nuestro trabajo resulte menos costoso.
- Para las operaciones de batido, existen diferentes tipos de batidoras manuales. Son también útiles las moldeadoras, para masas y helados, y es conveniente disponer de varias espátulas de distintos materiales para las labores de extendido y cobertura.
- Las modernas batidoras eléctricas, ya sean tipo “plancha” o de varilla, resultan una ayuda insustituible en la cocina. También son de gran interés los “robots” por su gran versatilidad y eficacia.
- Las mangas pasteleras, bien sean del tipo tradicional, de tela, o del estilo “churrera” son imprescindibles para las variadas ornamentaciones de las tartas.
- Existe una gran variedad de elementos complementarios, tales como cortadores de pasta, descorazonadores y vaciadores de frutas y cortadores de formas especiales, que son muy útiles en la preparación de los elementos decorativos que complementan las recetas.
- Deberemos disponer también de otra serie de útiles que a medida que vayamos adquiriendo experiencia en las elaboraciones veremos que nos ayudarán en la labor a realizar (utensilios de madera, pinzas, espumaderas,….) pero eso ya va con el gusto de cada cocinero.

Registro de la propiedad de Safe Creative: 1102208541787

15 abr. 2009

Presentación

¡Cocinar! ¡Qué pánico! Eso es lo que muchos pensamos la primera vez que nos enfrentamos en soledad a los fogones o aquellos a los que no le gusta mucho meter sus manos en la masa mezclando ingredientes por no mancharse, pero, ¿tan malo es?. Amig@s, ¡no es nada complicado!, todo es ponerse y echarle un poquito de empeño y gracia, ¡si al final puede ser hasta divertido!.


Por mi parte, eso de guisar, freír, rehogar, pochar…. y no sé que más términos más, me sonaba a un idioma raro y un día llegó el momento, si no quería morir de hambre o liarme a meter grasas y comida súper preparada en mi cuerpo (nada saludable por una parte para comerlo a diario) debía hacer algo, si los demás eran capaces yo también, así que….. me enfundé en el mono de faena (delantalito y demás chismes), ¡que mona estaba y que poco me iba a durar aquello limpio!.


Empecé por algo simple: freír unos huevos. Dicen que cuando sabes hacer huevos fritos los demás platos vienen rodados, al menos ya no te mueres de hambre, siempre tienes la opción de prepararte unos. En mi caso, el primero no salió mal, salvo por pequeñitos detalles que hicieron que acabará más aceite en mi mandil que en la sartén…. Mmm…. Dejemos esas anécdotas aparte.


En fin, este nuevo camino bloguero como veis tiene que ver con cosas domésticas, intento que sirva como guía a todos los novatos que, como yo en su día, empiezan en la cocina y a los que quieran conocer nuevos platos de otras culturas diferentes a la nuestra.


Como siempre, os animo a todos los lectores a que me enviéis sugerencias y colaboréis con vuestro toque personal enviando recetas y comentarios por e-mail los cuales serán publicados una vez revisados.


Esperando siempre ayudaros a haceros la vida un poquito más sencilla, en cuanto a labores se refiere, os dejo con Manos a la Cazuela, disfrutarlo y ante todo divertíos cocinando. Gracias y hasta pronto.


Registro de la propiedad de Safe Creative: 1102208541794