17 abr. 2013

Bizcocho muy hecho

Acabamos de terminar nuestro bizcocho y vaya…, nos damos cuenta que nos ha quedado demasiado hecho y parece seco, ¿y ahora qué hacemos?, seguramente ya no resulte tan delicioso a la hora de comerlo. No os alarméis, todavía hay una posible solución para intentar arreglar nuestro postre.

Recién sacado el horno, y puesto que nuestro bizcocho todavía está caliente, los enrollaremos en un trapo húmedo para que se humidifique y, si con esto no es suficiente, lo abriremos por la mitad y le añadiremos lo que más nos apetezca: mermelada, miel, dulce de leche…

Si nuestro problema es que sólo se ha tostado demasiado, entonces la solución es distinta. Esperaremos a que se enfríe, le quitaremos con un cuchillo bien afilado la capa superior y le daremos la vuelta, lo cubriremos con una mezcla de azúcar glas y zumo de limón o con una salsa ligera de chocolate.

Con estos dos trucos seguro que nuestro bollo quedará exquisito.

No hay comentarios: